Tratamientos de Ortodoncia

Sólo su odontólogo u ortodoncista puede determinar si usted necesita un tratamiento de ortodoncia, basándose en elementos de diagnóstico tales como historia clínica y odontológica completa, examen clínico, modelos en yeso de sus dientes, radiografías y fotografías.

De acuerdo con el diagnóstico realizado, su ortodoncista u odontólogo decidirá si usted necesita un tratamiento de ortodoncia y desarrollará un plan de tratamiento adecuado a sus necesidades.

Una vez recopilado toda la información del paciente, se realiza un estudio de su caso, para así determinar qué tipos de aparatos vamos a usar para ese caso para poder llegar al objetivo que nos hemos propuesto.

¿Qué problemas trata la Ortodoncia?

Si usted tiene alguna de las siguientes afecciones, es probable que necesite un tratamiento ortodóntico:

Sobremordida

Las coronas de los dientes anteriores superiores cubren casi por completo las coronas de los dientes inferiores.

Submordida

El paciente presenta un aspecto de «bulldog,Ó los dientes inferiores se extienden excesivamente hacia delante o bien los superiores se posicionan muy hacia atrás.

Mordida cruzada

Se presenta cuando al morder normalmente, los dientes superiores no caen levemente por delante de los inferiores anteriores o ligeramente por fuera de los dientes inferiores posteriores.

Mordida abierta

Espacio que se produce entre las superficies de mordida de los dientes anteriores cuando de algún lado el resto están cerrados.

Línea media desplazada

Se produce cuando la línea imaginaria que divide en el centro a los dientes anteriores superiores no se alinea con la de los dientes inferiores.

Espaciamiento

Separaciones o espacios entre los dientes como resultado de piezas faltantes o dientes que no ocupan todo el espacio.

Apiñamiento

Cuando los dientes son demasiado grandes para ser acomodados en el espacio que ofrecen los maxilares.

Como se realiza el Tratamiento de Ortodoncia

El tratamiento de ortodoncia puede realizarse mediante tallado selectivo de dientes que puedan estar creando interferencias oclusales o limitando la posición mandibular (por ejemplo, en algunos casos en caninos de leche poco desgastados), y también mediante el uso de aparatos de ortodoncia. Los aparatos de ortodoncia pueden ser fijos (pegados a alguna estructura bucal, generalmente dientes) o removibles.

Según el tipo de maloclusión y la edad del paciente, se pueden definir unos objetivos de la ortodoncia diferentes, por ello muchas veces los tratamientos de ortodoncia se dividen en fases. Cada fase del tratamiento de ortodoncia tiene unos objetivos.

Primera fase

Una primera fase del tratamiento de ortodoncia, que se realiza generalmente en niños con dentición mixta, suele tener objetivos interceptivos (realizar algún cambio en la posición de uno o más dientes para hacer posible el crecimiento normal o para evitar alguna alteración concreta -por ejemplo, de la erupción-) o bien objetivos ortopédicos.

La ortopedia no trata de mover los dientes a lo largo del hueso, sino mover, estimular el crecimiento y/o cambiar la forma de los propios huesos. Esto se consigue con aparatos de ortodoncia (ya sean fijos o removibles).

Segunda fase

La conocida como segunda fase de ortodoncia (o fase fija, pues habitualmente se viene realizando con unos dispositivos adheridos a cada uno de los dientes –los brackets-) tiene como objetivo primordial el movimiento de dientes (aunque se pueden producir ciertos cambios óseos discretos).

Se busca una buena morfología de las arcadas dentarias y una buena relación entre ellas, para conseguir mejorar el mantenimiento en salud periodontal, la función (adecuada y estable), y la estética.

Cada una de las maloclusiones tiene normalmente posibilidades de tratamiento de ortodoncia en las diferentes etapas del crecimiento, por ello es importante la valoración de los pacientes a edades tempranas para tener un mayor potencial de tratamiento en los casos que el profesional aprecie como complicados.

Una vez recopilado toda la información del paciente, se realiza un estudio de su caso, para así poder diseñar un plan de tratamiento, esto es, qué tipos de aparatos vamos a usar para ese caso para poder llegar al objetivo que nos hemos propuesto.

En éste momento podemos realizar una aproximación al tiempo de duración de tratamiento, que siempre va a ser diferente en cada individuo, pues cada uno tiene una respuesta individual.

Tratamiento de ortodoncia según el objetivo

Tratamiento de ortodoncia preventivo

que abarca el control de hábitos nocivos que pueden producir una maloclusión (como por ejemplo en un niño chuparse el dedo), mantener el espacio con los llamados mantenedores de espacio (cuando por ejemplo un niño muy pequeño pierde un diente de leche. Se intenta mantener el espacio porque los dientes de al lado tienden a ocupar su posición, con lo que el diente definitivo no podrá salir en el lugar adecuado).

Tratamiento de ortodoncia interceptivo

se está formando una maloclusión. Se intenta interceptar esa maloclusión para que no empeore. Este tipo de tratamiento de ortodoncia se ha de efectuar en edades tempranas con el fin de encarrilar correctamente el crecimiento.

Tratamiento de ortodoncia correctivo

se realiza cuando la maloclusión está ya presente e incluso puede evolucionar a peor.

Tratamiento según la localización

Tratamiento de ortodoncia convencional: el objetivo fundamental es reenderezar los dientes. En principio individualmente o en relación a los dientes vecinos, pero también puede que se reposicione todo el conjunto de dientes.

Tratamiento ortopédico

se actúa directamente sobre los maxilares, que son los causantes de la maloclusión. Los aparatos se encargan de favorecer o inhibir el crecimiento de éstos.

Tratamiento de ortodoncia funcional

se intenta reparar la acción alterada de los músculos . Los músculos, tanto los externos de la cara como la lengua, equilibran también la posición de los dientes. En un hábito anómalo de deglución, la lengua se interpone entre los incisivos, alterando su posición. Con el tratamiento funcional se consigue reeducar el movimiento lingual que es el que produce la alteración de la posición de los dientes.

La importancia de un Tratamiento con Ortodoncia

La ortodoncia se encarga de mover los dientes a su posición y dirección correcta con el fin de lograr mantener unas condiciones optimas de armonía funcional y estética facial.

Es importante realizar los tratamientos de ortodoncia a temprana edad para prevenir problemas posteriores de función oral, bienestar psicológico y estética.

Sonría sin complejos, no más dentaduras desordenadas, espaciadas, dientes montados, mala mordida, ni problemas de articulación, masticación o fonación.

Visite a un especialista y a través de un tratamiento de ortodoncia, se encargue de alinear y corregir sus problemas dentales.

Una boca con dientes en buena posición y mordida perfecta evitara la perdida de piezas dentales por caries, enfermedades periodontales y otros problemas.